app diseño de interiores

¿Cómo pintar sobre ladrillo?

Pintar sobre ladrillo puede ser una manera fácil de actualizar el aspecto de cualquier espacio exterior o interior; lo acabamos de probar, usamos una capa de pintura blanca brillante para ayudar a transformar el viejo porche cubierto de la casa en una habitación soleada en el jardín.

Pero pintar ladrillo no es tan simple como tirar un poco de pintura sobre paneles de yeso; si no se hace correctamente, podrías terminar con pintura descaarapelada o incluso una capa superior quemada. Entonces ¿qué debe saber antes de tomar tu brocha y comenzar a pintar?.

No pintes ladrillos nuevos

Así es: un muro de ladrillo recién construido no es un buen lienzo. El ladrillo y el cemento nuevos pueden exudar una sustancia en polvo, por lo que debes darle al menos un mes para que se cure antes de pintarlo. De lo contrario, el polvo ya existente no permitirá que la pintura se adhiera adecuadamente a los ladrillos.

Es importante que definas desde un inicio el color de pintura que utilizarás en los ladrillos, ya que si no te gusta una vez que la hayas aplicado srá complicado quitarla. Descarga una app diseño de interiores y realiza pruebas de color en los espacios donde aplicarás el nuevo color.

Usa una lavadora a presión para limpiar los desechos sueltos.

Comienza con una zona limpia.
Deberás asegurarte de que la superficie del ladrillo esté totalmente limpia de escombros sueltos o manchas de grasa. Si no lavas el ladrillo primero, básicamente solo estás pintando sobre arena y polvo, y no se adherirá.

Un lavado a presión ligero generalmente será suficiente para el ladrillo exterior; para interiores, una limpieza a fondo con agua y jabón debería ser suficiente. Da tiempo suficiente al ladrillo para que se seque, luego continúa y repara grietas si es necesario.

Es hora de cebar

No importa si el ladrillo que estás pintando es viejo o nuevo, interior o exterior, absolutamente debes usar una imprimación. Deseas una imprimación que muerda el ladrillo, cuanto mejor puedas envolver esos poros y entrar en todos los rincones, mejor se adherirá la pintura.

Las imprimaciones hechas para ladrillo y mampostería son tu mejor opción. Por lo general, son un poco más delgados, lo que ayuda a que la imprimación penetre en la superficie porosa del ladrillo y se adhiera a cualquier material calcáreo o suelto, y tiene más resistencia alcalina, lo que evita que la capa superior de pintura se queme. Elije una imprimación a base de agua si planeas usar pintura de vinílica u opta por una imprimación a base de aceite para pinturas de aceite.

Usa las herramientas adecuadas

Como se trata de un material que es mucho más áspero y poroso que el típico panel de yeso, necesitarás un aplicador que pueda resistir el desgaste. Usa un cepillo de cerdas sintéticas y que no sea barato.

Si estás pintando áreas más grandes y quieres usar un rodillo, elije uno con uno con buen cojín, al menos media pulgada, así la imprimación llegará a todas las grietas. Y si estás usando un rociador de pintura sin aire, vuelva sobre la superficie con un rodillo húmedo cuando hayas terminado de rociar para trabajar realmente la imprimación en la superficie del ladrillo.

Ahora puedes pintar

Una vez que el trabajo de preparación tan importante esté completo, puedes seguir adelante y pintar en la capa superior en el color que elijas. Cualquier brillo o fórmula funcionará bien siempre que lo hayas preparado.

En general, a las personas les gusta usar una fórmula de mayor brillo en el ladrillo porque es más resistente al deterioro y a las manchas, pero también puedes usar un mate o un acabado plano si ese es el aspecto que deseas.

Una pintura vinílica secará más rápidamente y será más fácil de limpiar, mientras que una pintura a base de aceite se secará hasta obtener un acabado más duro.

¡Y eso es! El ladrillo pintado no debería requerir un sellador; solo asegúrate de elegir una pintura exterior resistente al desgaste si el ladrillo estará al exterior.

También puedes leer: ¿Cómo funciona la pintura pizarrón?

Deja un comentario