3 esquemas de colores que puedes usar

thumbnail

Hay muchos tipos de esquemas de color que se pueden aplicar para tu vida cotidiana, ya sea al combinar tu atuendo o tu hogar en el que pasas mucho tiempo para mejorar tu estado de ánimo.

Dentro de la teoría del color, El esquema de color es la variedad de los posibles colores usados en varios diseños para diferentes medios. Los esquemas de color se usan para crear estilos y diferentes tipos de atracción. Aquellas combinaciones que comúnmente dan una sensación estética cuando se usan juntos.

Un esquema de color sencillo usara un par de colores que se ven juntos, sin embargo, hay esquemas más avanzados que involucran una gran variedad de colores en combinaciones “análogas” o usan variaciones de tonos como los colores neutros que sirven para dar temperaturas.

Los esquemas de color pueden formarse de maneras distintas “monocromáticas” de un mismo color. Un buen ejemplo es un esquema de color que mezcla distintos tonos de verde, desde un color más claro (usando blanco) y neutral (agregando gris), o hasta oscurecerlo con color negro.

Esquema de color análogo

Un esquema de color análogo se refiere al uso de tres colores seguidos en la rueda de colores. Es común que dos colores sean primarios, siendo el tercer tono una mezcla de color secundario y combinación de ambos.

La clave para usar este esquema de color con un buen acierto es utilizar apropiadamente la regla de “60-30-10”. Es una gran idea combinar un color para que sea el tono dominante, uno para soportar el dominante y el tercer color más vibrante como un detalle o acento.

Como un dato curioso, el impacto de este esquema de color es similar usando colores neutros. Por lo general, se le conoce como un esquema de color monocromático. Simplemente elige los tonos blancos, negro y gris en lugar de tonos más brillantes.

Quédate en una sección de la rueda de colores para crear una apariencia relajante.

 Esquema de color triádico

Un famoso esquema y muy utilizado cada vez más, es el esquema de colores triádicos, a veces también denominados tríada, se refiere al uso de tres colores en con el mismo espacio entre ellos en la rueda de colores, es decir, si hicieras 3 cortes para que quedaran de la misma porción, donde realizaste los cortes serían los colores elegidos.

Los ejemplos más comunes en distancias son los colores primarios y los secundarios.

Este tipo de disposición de colores es a menudo extremadamente llamativo y audaz. Dado que los colores tienen un contraste tan alto que es muy común usar tonos puros. Este esquema de colores es más frecuente en las habitaciones de los niños o áreas de juegos.

Esquema de color tetrádico

Después del esquema triádico, los esquemas de colores se vuelven más complejos. En este se trata de equilibrar 4 colores diferentes en un espacio. El esquema tetraédrico también conocido como esquema de rectángulo debido a la forma que hacen en la rueda de colores. Estos se enfocan en usar dos pares distintos de colores complementarios.

En este esquema, las temperaturas en los colores juegan un papel fundamental. Intenta asegurarte de elegir dos colores denominados cálidos y dos colores del espectro frio para llenar el espacio en el lugar de un número impar. Procura usar una cantidad pareja de ambas partes para equilibrar bien el espacio.

Busca patrones que se encuentren dentro de un esquema de colores y no dudes mezclarlos para encontrar combinaciones que te gusten. Solo ten cuidado de usar demasiados patrones por que estos chocarán entre sí, concéntrate en elegir uno o dos para ayudar a dividir los espacios.

Si estas buscando inspiración para remodelar tu casa con colores nuevos, echale un vistazo a: ¿Cómo elegir un color adecuado para mí hogar?

Back To Top